Agradecimientos

Este libro no habría sido posible sin el impulso y la inspiración directa de dos gandes amigos y ecohéroes: Isaac Hernández (fotógrafo, explorador de la “otra América” y autor del documental “Better Together”) y Manolo Vílchez (pionero de las cocinas solares, entusiasta de la bicicleta y gran conocedor de nuestra geografía alternativa).

    Muchas de las historias que aquí se cuentan vieron por primera vez la luz en las páginas de El Mundo, en la etapa irrepetible de Pablo Jáuregui como redactor-jefe de Ciencia. Gracias al maestro Gustavo Catalán, y a Rosa Tristán y Pedro Cáceres, integrantes de la mejor sección de Ciencia y Medio Ambiente que imaginarse pueda. Gracias también a Miguel G. Corral por los momentos compartidos en la cumbre de París, y por su supuesto a Teresa Guerrero, que mantuvo la llama viva a pesar de la pandemia.

    Quiero enviar también una ola de gratitud a Mallorca, y a mi eterno anfitrión Guillem Ferrer, que año tras año convoca en la isla a un plantel de primera fila de la ecología mundial en “Educació per la vida”. Reitero también mi agradecimiento a Angeles Parra, el “alma” de Biocultura, y a Kenny Ausubel, artífice de Bioneers.

    Gracias también a Olivia Majó, Montse Cano, Manu Corral y Claudina Navarro, compañeros de viaje en www.elcorreodelsol.com . Gracias a Toni Marín, editor de “EcoHabitar”, donde empezó a tomar cuerpo “la ciudad posible”. Gracias también a “Integral”, “CuerpoMente”, “Viure en Família” y otras publicaciones que me han abierto las puertas en las dos últimas décadas. Gracias a la gran familia de APIA (Asociación de Periodistas de Información Ambiental) por admitirme en sus filas pese a llevar media vida fuera de España y dedicado a otros asuntos. 

     Un agradecimiento muy especial a todo el equipo de RBA (Anna Periago, Montse Armengol, Noelia Sender Núñez y Júlia Tardà) por el calor, el impulso y el apoyo recibido durante la escritura de este libro.

Agradecimientos a Miguel Fresneda por la fotografía y a Daniel Ferreres por la web, ambos ofreciendo una ayuda impagable en la promoción del libro.

    Gracias finalmente a todos esos ecohéroes anónimos que trabajan día a día por un planeta mejor, allá donde estén.

 
  • Twitter